Reciba nuestro boletín informativo

Introduzca su dirección de correo electrónico e irá recibiendo las novedades de obras y artistas regularmente en su cuenta de correo.

Juan Mir

Juan Mir

Descripción

Juan Mir inicia su etapa artística ya desde muy temprana edad. Sus inquietudes artísticas le condujeron a una formación autodidacta a través de la cual experimentó con diferentes técnicas (dibujo, pastel, acuarela, óleo, acrílico, etc.)  y estilos pictóricos pertenecientes al arte figurativo (surrealismo, hiperrealismo, realismo mágico y realismo). Su participación en concursos, exposiciones, certámenes, le fueron introduciendo en el mundo artístico, lo cual le permitieron dedicarse, ya de muy joven, de manera profesional al arte.

Con su obra, Juan Mir nos muestra que las personas no damos importancia a los hechos cotidianos, a esos pequeños y efímeros instantes que suceden día tras día en un mundo donde todo lleva una vertiginosa velocidad y que quizás si nos detuviéramos  a observarlos y les prestáramos algo de atención, nuestras vidas serían un poco mejor.

Las situaciones urbanas en las que se ve cautivado el artista son como poemas urbanos que conforman un retrato de la sociedad con una mirada particular, los cuales tratan de cazar al vuelo la esencia de situaciones cotidianas, llenos de instantes, de momentos fugaces, siempre dentro de un marco urbano para extraer de ellos la esencia de los días contemporáneos sin perder de vista las reminiscencias del pasado. La fascinación por captar la raíz pura de esos momentos cotidianos, que por ser tales pasan desapercibidos, hace de esta obra un retrato con vida propia, con olor a asfalto abrigado por el calor humano, observada con una mirada que funde con fantasía la realidad del rumor de la ciudad.

Asimismo, su argumento pictórico, más enfocado en las naturalezas muertas, muestra el reencuentro con el pasado pero sin olvidar el presente y el futuro; busca y encuentra la pureza de las líneas a través de la geometría, la belleza de las formas y la sutileza del color. En su obra encontramos una serie de elementos pictóricos: una vieja pipa, libros desgastados por el paso del tiempo, viejas máquinas de escribir, radios y teléfonos que nos recuerdan la necesidad de la comunicación y la creación de un puente entre el pasado y el presente. Todos estos elementos y símbolos se describen de una manera perfeccionista y precisa para que el resultado sea una descripción perfecta de una nueva forma de realidad serena y personal.