Reciba nuestro boletín informativo

Introduzca su dirección de correo electrónico e irá recibiendo las novedades de obras y artistas regularmente en su cuenta de correo.

Visita de “Pilar”

Ayer vino a la galería “Pilar”, vamos a llamarla “Pilar” porque en Zaragoza es tan común que será tan anónimo como si la llamará “Sra. X”.

“Pilar” es muy buena clienta de la galería desde dónde me alcanza la memoria, pero sobretodo es tan amable, como sincera, y por encima de eso es muy buena persona.

“Pilar” fue socia de la galería hasta el pasado mes de Mayo, y un día entra y me dice; “Ivan, me tengo que dar de baja, porque esos treinta euritos que cada mes voy acumulando para comprar alguna obrita de arte, los necesito para otra cosa.” Y yo claro, intrigado por su explicación, puesto que pocas veces me dan ese motivo tan críptico, le pregunté qué le pasaba. Conozco un poco su situación, ya he dicho que hace años que nos conocemos, y me temía que su pensión de jubilación, se hubiera recortado, o que sencillamente ya no le diera de más y lo fuera a usar para otras necesidades más vitales. Y va y me dice; “El hijo de una vecina ha tenido una desgracia, y hasta que se recuperen un poco económicamente voy a darles a ellos estos 30€”.

“Pilar” pasa asiduamente por la galería, siempre cargada con bolsas, me pide permiso para dejarlas en un rincón, y se pasa siempre entre 1 y 2 horas recorriendo toda la exposición, es una gozada verla disfrutar de cada una de las obras, no pasa menos de 1 ó 2 minutos contemplándolas individualmente,. Al final hablamos, critica al artista que no le gusta y alaba al que sí le gusta, y siempre me felicita por haberlo elegido y expuesto en Zaragoza.

Pues bien, “Pilar” ayer sintió la necesidad de comprarse una pequeña obrita del artista que está expuesto, “Estamos en Navidad y este va a ser mi regalo”, pero yo se que esa obra, a pesar de ser muy pequeña y de muy poco importe, para ella significa casi 2 meses de sus ingresos. Hablamos, encontramos la manera y lo pagará de una manera cómoda para ella, le dije que le mantenía el descuento como si aún fuera socia, y que se podía llevar el cuadro ese mismo día, el artista estaba presente y le dedicó la obra. “Pilar” se emocionó. Pero por mucho que insistimos, no quiso llevarse de ninguna de las maneras la obra a su casa, “hasta que la tenga totalmente pagada, si me pasa algo no la podrás cobrar ni recuperar” me dijo. A la 5ª vez deje de insistir.

Antes he dicho que era muy buena clienta, aunque realmente solo ha comprado tres cositas muy pequeñitas en 2013. Pero, para mí, los mejores clientes, no han de ser solo los que compran cada mes y en cada ocasión se gastan miles de euros.

Esta anécdota no tiene final, ni me alcanza a encontrarle moraleja,  solo ocurrió, y tenía ganas de compartirlo aquí. “Pilar” es una gran amante de las artes, de todas, hasta las que ella dice que no comprende. Y a su nivel, intenta apoyarlas y expandirlas, siempre me está contando de otras exposiciones, de música, de libros…

Para mí “Pilar” es una gran persona, cuando sea mayor quiero ser “Pilar”

 

Ivan Fonfreda

6 Comentarios para: Visita de “Pilar”
  1. Responder

    Una realidad poco frecuente pero que muestra que aún quedan personas como la señora Pilar y nos invita a seguirla.

    • Galería de Arte Salduba
    • 3 enero, 2014
    Responder

    Gracias por leerla y dejar tu comentario Héctor.

  2. Responder

    Una bonita historia. Un pequeño claro en esta oscuridad que inunda la actualidad.

    • Galería de Arte Salduba
    • 2 enero, 2014
    Responder

    muchas gracias a ti, Javier, por haberte molestado en leerla y comentarla.

    • Javi
    • 1 enero, 2014
    Responder

    Muchas gracias por compartir esta historia tan tierna. Por desgracia, últimamente no se escuchan más que malas noticias, así que encontrarme esta bonita entrada en el blog me ha gustado mucho. Gracias también a la buena gente como “Pilar”, que nos da ese toque de atención para darnos cuenta de que un pequeño gesto puede suponer una gran ayuda para mucha gente.
    Feliz año nuevo a todos.
    Javier Almeida

Dejar un comentario